Girona Exceso de nitratos en el aguaFuente: (El País)

Los municipios de Llampaies y Orriols de Alt Empordà provincia de Girona y que cuentan con una población de más de 800 habitantes, están consumiendo desde hace ya más de cuatro meses agua embotellada o también tratada con equipos de ósmosis inversa para beber y cocinar. Todo esto se debe a la alta concentración de nitratos que contiene el agua de los pozos y que suministran a estos pueblos, llegando a superar en el mes de febrero los 50 miligramos por litro, cantidad límite que la Organización Mundial de la Salud determina como el máximo recomendable para el consumo humano, sobre todo y esto es importante, por el alto riesgo que supone también en mujeres embarazadas o lactantes.

A causa de las fuertes lluvias que cayeron el pasado invierno, y que se alargaron con más intensidad en primavera, se ha llegado a filtrar un exceso de nitratos acumulados en el suelo, debido al empleo de purines y fertilizantes en las explotaciones agrícolas. Lluís Lloret el alcalde de Bàscara aseguró que “en la comarca de Alt Empordà existe mucha concentración de nitratos en el suelo, pero es muy complicado diagnosticar su origen” también comentó que no descarta que la procedencia de esta alta dosis de sales proceda de la fuga de alrededor de siete millones de litros de purines o más, de una planta de tratamiento de deyecciones ubicada en el pueblo de Sant Vicent de Guialbes, que se encuentra a tan sólo tres kilómetros de distancia. También indicó que en el Alt Empordà existen casi medio millón de cerdos.

El Ayuntamiento perteneciente al municipio de Saus, Camallera i Llampaies informó de que el agua que sale del grifo sí que se puede emplear para otros usos (ducharse, lavar la ropa y la cubertería). Antonio Ferrer, dueño del hotel L’Odissea ubicado en Orriols, comentó “Yo tengo un desembolso de más de 150 euros cada mes destinado al tratamiento del agua”. El hostelero también denunció las malas prácticas que emplean algunos payeses de la zona: “He podido ver esta semana, como echaban dos cisternas que contenían purines en unos campos próximos”.

Narcis Poch coordinador de Unió de Pagesos del Alt Empordà dijo al respecto que “Si se acatan las normas, no debería haber problemas”. La legislación catalana limita el uso a 170 kg por metro cuadrado el vertido de purines en el campo. Por esta causa, y aunque Narcis Poch menciona que estos incidentes se repiten cada año, piensa que el origen de la contaminación procede de algún uso incorrecto de purines o por la sobre explotación del pozo.

Lluís Lloret declaró ayer que no se ha tomado ninguna clase de medida para descontaminar el acuífero emponzoñado. Para limpiar este tipo de agua se puede hacer por medio de la ósmosis inversa, la electrodiálisis y, la más eficaz y económica, reducir la concentración de estos nitratos combinándolos con un agua más pobre en sales de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This